Páginas

hola

La leyenda de la Llorona

Las versiones del origen de esta mujer son muy variadas, desde antes de la llegada de los españoles se comentaba que era la diosa Cihuacóatl, quien aparecía elegantemente vestida y en las noches gritaba y bramaba en el aire, su atuendo era blanco y el cabello lo tenía dispuesto de forma tal que, aparentaba tener cuernos en la frente. Otros aseguraban que era Doña Marina, o sea la Malinche quien, arrepentida de traicionar a los de su raza, regresaba a penar.

Con la conquista estas versiones sufrieron ciertas modificaciones alegándose que era una joven enamorada que había muerto un día antes de casarse y traía al novio la corona de rosas que nunca llegó a ceñirse; otras veces era la viuda que venía a llorarle a sus hijos huérfanos, o la esposa muerta en ausencia del marido a quien venía a darle el beso de despedida; o la desafortunada mujer, vilmente asesinada por el celoso marido apareciéndose para lamentar su triste fin y confesar su inocencia.

Sea cual fuere su origen se dice que en tiempos de la colonia, a mediados del siglo XVI, los habitantes de la Ciudad de México se retiraban a sus casas sonando el toque de queda dado por las campanas de la primera catedral, a media noche y principalmente cuando había luna llena, despertaban espantados al oír en la calle unos tristes y lánguidos gemidos lanzados al viento por una mujer.

Las primeras noches, los vecinos sólo se santiguaban argumentando que los lamentos eran de una ánima del otro mundo, pero la situación fue tan insistente que la gente más despreocupada o atrevida, salía a cerciorarse qué era aquello, primero lo hicieron desde las puertas o ventanas, después algunos se animaron a salir y lograron ver a quien lanzaba tan lastimeros gemidos.
La mujer que vestía una ropa blanquísima y se cubría el rostro con un velo, avanzaba con lentos pasos recorriendo las calles de la ciudad sin faltar una sola ocasión a la plaza mayor donde, viendo hacia el oriente e hincada daba el último y languidísimo lamento, una vez puesta en pie, continuaba con paso lento y pausado hasta llegar a la orilla del lago donde desaparecía.

1 comentarios:

Alfonsina dijo...

Hace tiempo tenía la curiosidad de conocer esta leyenda o sus diversas teorías que pude vislumbrar. En nuestro país, Rep. Dom., la misma, es muy comentada por nuestros antecesores, y hasta hay por ahí una salsa que la interpreta... “ay la llorona, ay la llorona, ay, ay, ay, donde está mi llorona...”. Ja, ja, el hecho es que conocer las leyendas de nuestros pueblos enriquece nuestro conocimiento cultural, sean ciertas, modificadas por el pensamiento popular o simplemente inventadas, es interesante descubrir como detrás de ellas se encierra alguna sabiduría y la forma de pensar de nuestras generaciones pasadas. Excelente entrada, bien comentada desde tu perspectiva. Sigue escribiendo así angelito!!! Kisses.

Publicar un comentario